Permacultura, ecoloxía, movimientos sociales, contrainformación, dreitos del home, cultura y muito más visto desde un pequeiñu güertu de Senabria sobre os llizaces del mundu rural, indixenista, llibertariu y ancestral
Permacultura, ecologìa, movimientos sociales, contrainformaciòn, derechos humanos, cultura y mucho màs visto desde un pequeño huerto de Sanabria sobre las bases del mundo rural, indigenista, libertario y ancestral

LA MONTAÑA SIN TI


Cuando alguien se va, tan sólo queda un vacío enorme que nada ni nadie puede llenar. Más allá del amor, del deseo, y de las montañas que tanto amamos, está esa tristeza y desolación, que se apodera de uno cuando éste sabe, que ya nada volverá a ser igual, que todó murió, comenzando por esa estima que más tarde fue pasión y de allí se hizo amor, hasta ver que este crecía para hacerse muy grande.
Todo comenzó un día de otoño en que olía a invierno, y terminó en un día similar cinco años después.
Una mirada que se refleja en el alma del otro, una voz que susurra algo bonito al corazón de aquella otra persona; un dedo que toca una mano fría que acabamos de conocer, y finalmente, una mano que acarícia una tez morena bañada por el sol y el viento de las montañas. Así, casi por pura casualidad, puede llegar a nacer una bonita historia de amor.
Una primera vez da paso a una segunda cita, a las primeras montañas, las primeras escaladas, las primeras tormentas, a vientos fuertes y a días polares. ¡Vivir y disfrutar!.
Pasa el tiempo, días fáciles y días complicados en que la distancia deja su huella pero nunca el olvido. Uno de los dos cruza el mar en busca de otras montañas que también ama, y otro día cruza también el Gran Oceano en busca de los hielos eternos, que alimentan la Tierra de agua dulce. Pero el amor es muy grande y lo puede todo. Él vuelve a casa y se queda a su lado, y las montañas y el amor llenan su tiempo, un tiempo que no conoce fronteras ni final. Sin descanso van de un sitio a para otro, llenando segundos, minutos, horas, espacios vitales que tanto les importan.
La vida, el amor y la pasión van unidos para siempre, y ellos lo saben. A veces se cometen errores que pueden ser pequeños o grandes. Y uno se arrepiente. Si el amor es fuerte y verdadero, uno o una, sólo pueden mirar hacia adelante porqué saben que vendrán grandes días, y que serán los mejores. No caben las dudas, pero si las reflexiones profundas y sinceras, y ver que es lo que pesa más. Si la grandeza de un amor/pasión, o los errores que uno puede cometer en esta vida.
Ahora la vida prosigue, y ya eres una estrella en ese firmamento hermoso que llenó nuestros días. No hay lugar a pensamientos ni reflexiones profundas, y tu sabes que todas las montañas llevarán tu recuerdo.
De tenerlo todo a no tener nada hay una finísima línea que casi no se ve. Se puede romper con facilidad….. es la fina línea de la ilusión o de la desesperación.

Adiós estrella…..

Más allá de las cumbres de hielo y hielo…


Más allá de las nieves invernales y del hielo pegada a la roca vertical, existe un mundo de recuerdos y de nostalgia, de pasiones vividas y compartidas con compañeros o en solitario; recuerdos verticales, recuerdos de frío, de miedo y de libertad, sensaciones que en su día marcaron un antes y un después, el camino a seguir, un sendero labrado con mucho esfuerzo y, a veces, incluso dolor y lagrimas al no poder lograr el objetivo; y lo que es peor; ver desaparecer a algún compañero cercano para siempre.
Sin embargo la montaña es todo esto y mucho más si nos ponemos a resumir: lucha, valor, pasión, esfuerzo, trabajo, deseo, soledad, risas, satisfacción, nostalgia, dolor, amor, compañerismo, ganas….

Imaginar… Pensar… Crear…. vivir sueños y experiencias que nos harán más ricos interiormente. Hacerlas realidad; vivir y convivir, enamorarse de algo para volver a recordar sueños que existieron, que los luchamos hasta la extenuación.

Escalar montañas y cruzar las grandes extensiones de hielo que hay en la Tierra, son quizás, las mayores empresas a las que puede enfrentarse el ser humano, objetivos a los que el alpinista y explorador planta cara gracias a su experiencia, y sobretodo, gracias a la motivación extraordinaria, amor y deseo, así como una extraordinária capacidad de supervivencia.

Hubo una época en que las personas se enfrentaban continuamente a la naturaleza. Más que vivir sobrevivían y siempre estaban o se ponían en peligro. Pocos llegaban a mayores y el alpinismo todavía no existía.
Siglos después, el ser humano, lejos de apartarse del peligro porqué la vida le trataba así, comenzó a fijarse en las montañas que siempre les habían sido familiares pero que núnca se había atrevido a subir.
Algunos seres humanos las observaron desde el valle, y un día, atraídos por la mágia de estas inmensas catedrales de nieve, roca y hielo, decidieron escalarlas, y acercarse de esta manera a los Dioses que creían que vivían en sus cumbres puntiagudas y que tanto adoraban.
El primer paso estaba dado, pero aún tubieron que pasar algunos siglos más, para que el ser humano mirara hacia las montañas con otros ojos y se hiciera alpinista.
Nació el alpinismo y nació con una mentalidad mucho más deportiva y sana.

Para mí, el alpinismo o la montaña, no es un deporte, si no una forma de vivir, una actividad que nos da mucha fuerza y a la que dedicaremos todos los años de nuestra vida.

El alpinismo como forma de vida. Escalar y esquiar montañas para poder vivir; escalar para podernos acercar a lo que más deseamos y buscamos, también acercarnos un poco más a la muerte, que en el fondo tanto tememos y siempre suele rondar cerca de nosotros.

Buscar e intentar encontrar las palabras adecuadas del porqué hacemos estas cosas, el porqué de nuestra pasión que parece no tener límites.

¿Por qué escalamos montañas?

Lo hacemos porqué nos atraen, porqué la naturaleza más pura nos lo da todo. Y más allá de la mentalidad deportiva, probablemente está la mística y el revelarnos contra la sociedad.
Algunos suben cumbres sencillas, otros escalan grandes paredes, otros más grandes montañas. Sin embargo, todos buscamos lo mismo, un camino único lleno de pasión, voluntad inquebrantable y un suspiro de libertad adicional.
Escribimos, fotografiamos, vemos, amamos y el alpinista se enfrenta a la montaña y a la naturaleza de una manera elegante, sin esperar nada a cambio, tan sólo una profunda satisfacción y ganas de volver a los pocos días.

Magosto o Amagüestu en Sanabria


El término amagüestu, que también se denomina magüestu, magüesto, amagosto o magostada, es una tradicional celebración en la que se toma sidra dulce con castañas. Tiene lugar en el mes de noviembre y  prácticamente se celebra en todo el noroeste ibérico y por supuesto en Sanabria.

El amagüestu es una fiesta pagana cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos, si bien las referencias mas cercanas son las del pueblo celta, ya que se sabe que estas fiestas agrarias formaban parte de las celebraciones del hombre prehistórico.

La castaña y el día de los difuntos aparecen vinculados desde tiempo inmemorial a la fiesta del amagüestu, que normalmente tiene lugar en la primera quincena de noviembre, ante la llegada del invierno que supone la muerte de la luz, es decir, el fin de un ciclo que se repite cada año.

Según creencias antiguas la castaña era el símbolo del alma de los difuntos. Cada castaña que se comía liberaba un alma del purgatorio. En otros muchos lugares se festeja el día 1 de noviembre , coincidiendo con la celebración celta conocida como Samhain, una ceremonia de origen celta, de culto al fuego y a su efecto purificador sobre los malos espíritus y algunos malvados habitantes del bosque.

El día 1 de noviembre, los celtas apaciguaban los poderes del otro mundo y propiciaban la abundancia de las cosechas con la celebración de la fiesta samhain, la cual era, para unos, el comienzo del invierno y, para otros, el final de verano; en todo caso era el principio de una nueva gestación y de un periodo de intensa comunicación entre los habitantes de éste y del otro mundo. Se reunía una gran multitud porque era una fiesta obligatoria. Quien no asistía corría el peligro de perder la razón. La fiesta era para los celtas, una concentración de lo sagrado, en un tiempo y lugar determinados.

Por las mismas fechas, los romanos celebraban las saturnales.

La costumbre de comer castañas asadas con motivo de la festividad de la fiesta de Animas, ha sido común en toda la zona norte de la Península .

Solsticio de Invierno 2015



El Solsticio e inicio del invierno tiene lugar el 22 de Diciembre de 2015. Desde un punto de vista astronómico, comienza con el solsticio de invierno alrededor del 23 de diciembre en el hemisferio norte y termina con el equinoccio de primavera, alrededor del 21 de marzo en el norte, variando las fechas levemente según el año. 

Como siempre lo celebraremos con una ceremonia con la Tierra.



Día de la Montaña con el Club de Montañismo Sanabria - 11 de diciembre de 2015


Viernes 11 de diciembre de 2015, 20:00 – Día Internacional de las Montañas
PRESENTACIÓN MONTAÑAS ANDINAS, Daniel Boyano Sotillo

Sábado 12 de diciembre y domingo 13 de diciembre de 2015, SUBIDA A PEÑA TREVINCA
Salida: Sábado 12 de diciembre de 2015, 9:15 Fuente del Pilón, 10:00 Laguna de los Peces.
Regreso: domingo 13 de diciembre de 2015, 17:00 Fuente del Pilón, 16:15 Laguna de los Peces.

El alojamiento para el primer día recomendamos aquí http://www.agrupacionmz.es/paginas/refugio.php. Cada persona interesada tiene que hacer su reservación. Para el sábado 12 dormimos en refugios gratuitos y libres de montaña donde no hace falta hacer ninguna reserva.
La actividad es gratuita. Esta semana según condiciones meteorológicas informaremos del material que se necesita.
Se recomienda llevar ropa y calzado de montaña, así como agua y comida suficiente para tres dias.
El Club de Montañismo Sanabria recomienda seguro de montaña. Las personas que acudan lo harán bajo su propia responsabilidad

Servicios Ecosistémicos del robledal ibérico. Caso de Sanabria



Daniel Boyano Sotillo
Cali, 10 de octubre de 2015




Localización caso estudio

Esta aproximación a la identificación de beneficios ambientales o servicios ecosistémicos (SE) comprende  en términos bióticos a los comprendidos en  las masas del bosque de robles (Quercus pirenaica) de Sanabria, que se encuentra en la transición entre clima mediterráneo húmedo y clima atlántico,  en el Noroeste de la Península Ibérica. Debido a su ubicación en este ambiente de transición el Quercus pyrenaica puede aparecer acompañado por otras especies del mismo género.
            En términos generales, el robledal de Sanabria presenta precipitaciones donde se sitúa entre las isoyetas de 1200 y 2000 mm. anuales. En cuanto a las temperaturas los veranos son suaves (hasta 25 ºC) e inviernos fríos (hasta -15 ºC). Estas altas precipitaciones y oscilación térmica están relacionadas con el importante nudo orográfico que constituyen las sierras de Segundera y Cabrera, al actuar como pantalla condensadora de la humedad y la altitud media comarcal (1157 m) .
El área donde se ubican los robledales de Sanabria  se caracteriza geomorfológicamente por estratos plegados y fallados, con presencia de unidades de escarpes montañosos, lomas, y colinas,  desde los 900 a los 1500 metros de altitud aproximadamente, al existir también masas boscosas de roble azonales a mayor altitud.

Introducción

 El Robledal de  en su especificidad, presenta unas condiciones biogeográficas únicas y fundamentales para el sistema socio - ecológico,  principalmente en la regulación climática local y regional, entre otros servicios ecosistémicos.
Al ser un ecosistema transicional entre bosque mediterráneo, con tendencias a bosque atlántico, presenta una mayor diversidad de especies en comparación con los otros bosques ibéricos. Al contrario que ocurre con los monocultivos de pinos de repoblación, es decir los pinares, la naturalidad del bosque de robles le da una alta capacidad de recuperación o resiliencia a los fenómenos naturales externos, situación clave para la prestación de SE en el escenario de cambio climático actual.
Otra de las características del bosque es que funciona  como refugio de aves  migratorias y de fauna nativa local, cumpliendo un rol de “isla” del ecosistema nativo con un importante papel en la conectividad local de la región. Sin embargo, para la fauna asociada es vital la existencia de otros tipos de ecosistemas naturales cercanos, debido a las migraciones locales que se presentan con relación a la disponibilidad de recursos y las complejas interacciones de los distintos componentes de la biodiversidad, fundamental para mantener a largo plazo la capacidad de los ecosistemas para brindar servicios. Así pues, la provisión de todos los servicios ecosistémicos, prácticamente es regulada por la biodiversidad (Balvanera & Cotler et al.:2009).
            El ecosistema de robledal, al igual que en el resto de la Península Ibérica, ha sido muy poco valorado posiblemente por no presentar tantos beneficios tangibles  directos para las comunidades. Sin embargo, este  ecosistema ha suministrado recursos naturales y servicios a la población humana cercana, fundamentales para la regulación de varios factores físicos y biológicos de la comarca, y en el ciclo hidrológico del territorio.
           

Servicios de aprovisionamiento robledal

 La obtención  de servicios ecosistémicos de aprovisionamiento del bosque de robles ha constituido lo largo de la historia un beneficio para la población local. En este ámbito destacaron los usos renovables para la provisión de alimento, combustibles, madera para la construcción, plantas medicinales, frutos silvestres, especies ornamentales o de importancia ceremonial.
En este bosque de robles la materia orgánica se acumula como resultado de la productividad primaria en árboles de gran tamaño, los cuales son aprovechados por las poblaciones humanas como fuente fundamental de materiales de construcción. Además de este uso, a lo largo de la historia, las especies de mayor calidad han sido utilizadas para la elaboración de muebles, instrumentos musicales, puertas, ventanas, útiles de trabajo y del hogar,… incluso con las cenizas de los robles se usaban para blanquear la ropa de lino.
La extracción de leña es un complemento de combustible para calentar el hogar o cocinar y se obtiene de forma gratuita de las “suertes” de cada pueblo. Esta idea de obtención de leña también supone un beneficio para el propio bosque ya que mediante su limpieza de extracción de individuos de roble seleccionados se limpia el bosque siendo una herramienta tradicional para lucha contra incendios. La leña se suele extraer de un radio no mayor a 4 kms de los pueblos,  y estas prácticas están volviendo a aparecer debido al alza del precio de la energía.
El robledal es una fuente de materia genética de especies claves para el desarrollo y la cultura local sanabresa.
Dentro de las especies del bosque de robles que ofrecen servicios de aprovisionamiento, están la abejas silvestres, las cuales son el principal motor de fertilización de las plantas cultivadas ofreciendo un SE fundamental para la agricultura. Su trabajo aún no ha sido tan valorado como en otros lugares donde han tenido que recurrir a la polinización artificial. Es por esta razón que al proteger el bosque seco, se está garantizando la existencia de las abejas silvestres.
En relación con ello el bosque de robles mediante las flores de su vegetación aporta néctar para miel (aunque no en grandes cantidades), la cual es absorbida por las abejas con desde las flores que visitan, y vuelven a la colmena, donde se lo entregan a las obreras jóvenes; volviendo a salir en busca de más néctar, tan pronto han pasado la carga a sus hermanas.
Del bosque de robles también se obtienen fibras usadas para artesanías como semillas, cestería, forraje, pinturas naturales, canastas, escobas o materia orgánica vegetal para el suelo de los establos.
En el área de estudio, la caza de vida silvestre se evidencia de forma constante, dominado principalmente por personas foráneas que a través de diferentes métodos matan los animales, especialmente ciervos para obtener la cabeza como trofeo.
El otro tipo de caza que se lleva a cabo es la de subsistencia. Este tipo de cazador es típicamente rural y caza para abastecer a su familia y complementar su dieta. Además es sedentario, constante y caza en áreas aledañas a su domicilio. En el robledal de Sanabria no existen, al parecer, personas que se dediquen exclusivamente a esta actividad si no que lo hacen de forma ocasional y esporádica. 
Debe señalarse que aunque esta práctica de caza  es esporádica, genera impactos importantes a la fauna objeto de caza a nivel de población, empeorando su situación con la realidad ambiental de fragmentación y aislamiento de las poblaciones en pequeños remanentes de bosques haciéndolas mucho más vulnerables a la extinción local.
Otro SE relevante dentro del robledal es la actividad micológica asociada a la recolección de diferentes especies de hongos, donde destacan el Boletus edulis y la Amanita caesarea. La primera presente en robledales densos y cerrados cuyo cuerpo fructífero aparece en otoño y primavera, y la segunda aparece en robledales con claros, lo que permite que entren rayos de sol y se consiga una temperatura ligeramente superior, que es lo que necesita la Amanita caesarea.

Servicios de regulación robledal

Este bosque presta importantes servicios de regulación que no son evidentes para la población local, y que son un aporte en la mantención de la relación en el delicado equilibrio socio-ecológico.
 Uno de ellos es la polinización por abejas de especies vegetales del bosque tropical seco, y como  regulador biológico para la conservación. Debido al incremento de colmenas y de kg/año de miel, podemos ver este punto desde otro enfoque ya que la flora del asociada al robledal, como las urces o brezos ofrece néctar y polen para la generación de miel, tal y como se indica en el apartado de Servicios de aprovisionamiento. A esto se suma el rol positivo en la dispersión de semillas que realizan otros insectos, mamíferos y aves, y como control biológico de plagas en cultivos y su polinización. Los beneficios de las aves locales y de aves migratorias que descansan en este bosque, y que aportan en la producción de beneficios asociados a la polinización a escala continental y dispersión de semillas en cultivos del norte de Europa y África hacia donde se dirigen.  
El mantenimiento de una gran riqueza de especies de insectos, aves y mamíferos de este bosque, contribuye al control de plagas y vectores de enfermedades, especialmente en el  paisaje mosaico de bosque, agrícola y ganadero. Se ha demostrado que a mayor diversidad de animales silvestres, es menor la probabilidad de transmisión de enfermedades a los humanos. La regulación de las plagas agrícolas, depende de la diversidad de sus enemigos naturales en los ecosistemas (Balvanera &. Cotler et al. 2009). Además la fauna del bosque contribuye a la disminución de vectores de enfermedades ocasionadas por animales muertos.
Las coberturas y suelos bien conservados de esta área permiten un flujo continuo de escorrentías superficiales, dentro de las que sobresalen el río Tera, el río Negro, el río Tuela y el río Bibey (este último en la cuenca Miño – Sil), que nacen en las partes más altas de la comarca.
Del mismo modo las condiciones biofísicas en las que se ubica este bosque de robles contribuyen también a su capacidad de ofrecer otros servicios de regulación. Por ejemplo, es común el enfrentarse a sequías en julio y agosto, cada vez más irregulares debido al cambio climático. El flujo de materiales y energía  entre los distintos organismos que los habitan, así como el establecimiento y reproducción de sus especies, están estrechamente sincronizados con el aumento en la disponibilidad de agua durante la época estival.
      En este ámbito brinda un aporte importante en la regulación climática local, reconocido por las  y los paisanos que destacan su ambiente ligeramente más fresco, húmedo y agradable que el existente en áreas vecinas. Esto se traduce en  mayor confort climático para la población,  el pasto se mantiene más tiempo verde y la agricultura tenga mayor disponibilidad de agua para riego. En época de verano gracias al follaje de sus hojas podemos tener hasta 5 Cº menos que en el exterior del robleda. Asimismo, en invierno y debido a la marcescencia de los robles (no se le caen todas las hojas) las hojas protegen de los vientos y nieve, consiguiendo alcanzar entre 2Cº y 4Cº más que en el exterior, y entre un 10% y un 15% más de humedad ambiental. Así mitiga el calor extremo de algunos días del verano y las bajas temperaturas invernales.
Su sombra es el hábitat perfecto para especies vegetales singulares, donde destacan musgos y líquenes. También son usados por la macrofauna local debido al alimento otoñal que aportan con sus bellotas, acudiendo corzos, ciervos y jabalís a comerlas, y por tanto el lobo a su reclamo. En sus agujeros pueden criar martas e incluso el gato montés.
Las bellotas, e incluso las hojas de los robles, fueron usadas como alimento invernal para la ganadería sanabresa, ya que en los meses centrales del invierno escasean otros alimentos para vacas y ovejas.
La mejora de la infiltración de aguas y regulación de caudales lluvias es gracias al efecto de las raíces, la presencia de hojarasca y la reducción de la compactación del suelo.
Así este bosque de robles juega un papel fundamental en la regulación de los impactos de los eventos extremos que ocurren de forma natural, pero cuya frecuencia está aumentando por efecto de los cambios en el clima. 
El escurrimiento superficial que se produce como resultado de una gran cantidad de lluvia en ausencia de las masas boscosas puede conducir a movimientos en masa de laderas, arrastrando suelo, roca y algunos árboles. Varios estudios muestran que a mayor complejidad de la vegetación, menor frecuencia y volumen de ocurrencia de estos fenómenos naturales (Philpott et al. 2008),
El balance entre los distintos componentes del ciclo del agua en una región particular está determinado por la combinación entre la evapotranspiración y el agua que queda libre para escurrir o infiltrarse, y la suma de estos dos componentes es igual a la precipitación anual. Así contribuyen a la disminución de la ocurrencia de eventos de crecientes e inundaciones aguas abajo en épocas lluviosas y de reducción excesiva del caudal en épocas secas.

Servicios culturales

El bosque de robles ofrece servicios ecosistémico educativo y de conocimiento científico, especialmente para el alumnado de escuelas e instituto de Sanabria ya que se ahorran el desplazamiento a Jardines Botánicos de Ciudades al poder descubrir especies en libertad en las proximidades de su centro educativo.
Por otro lado constituye un referente para el desarrollo de las tradiciones artísticas y culturales de la comarca sanabresa. Saberes ancestrales apropiados, adaptados y reinterpretados dan como resultado las diversas manifestaciones gastronómicas, alfareras, forja, tejido, ebanistería y música, que unidas a la inmaterialidad de la tradición oral, la medicina tradicional y la lúdica, constituyen la vida actual de Sanabria. Un ejemplo de ello serían algunos topónimos como Robleda o Robledo, o incluso en el Santuario de la Tuiza puede que su nombre proceda de Touza, robledal en gallego.
En este sentido, el paisaje del bosque de robles juega un papel crucial en la vida de las aldeas y pueblos. Las especies carismáticas que lo albergan generan procesos identitarios a través del sentido de pertenencia, favoreciendo positivamente los procesos de  concientización del municipio, con la conservación de la fauna silvestre y sus hábitats.
Existen diversos artistas locales que desde las diversas ramas de las artes  se han inspirado en el bosque de robles para desarrollar su carrera y alguna de sus obras más destacables. Lo mismo ocurre con alguna de las fiestas locales que tienen como tema principal aspectos ambientales como lo son el Día del Medio Ambiente, o el Magosto, esta última relacionada con los árboles de castaños. Estas expresiones culturales tradicionales son objetos de conservación cultural donde se toca la música, y se fabrica y vende la artesanía. Por lo tanto las expresiones culturales y musicales deben fortalecerse e integrarse dentro de los procesos de diseño e implementación  de instrumentos de ordenamiento del bosque.
El bosque a su vez está ligado a seres mágicos o sagrados y cosmologías desde  la cultura popular que se manifiestan en leyendas. Ya desde la Edad de Bronce, la cultura castreña celta consideraba a los bosques de robles lugares sagrados, constituyendo estos sus únicos templos de adoración. Alrededor de los robledales se tejen sueños, mitos, poesías, que se expresan a través de la música e himnos de las comunidades.
Para la población es importante el valor que ciertos lugares tienen por su riqueza histórica y eran considerados sagrados para los indígenas locales. Estos elementos proveen a los habitantes del territorio de un legado cultural que promueve sentido de pertenencia e identidad (Villegas Editores, 2006).
   En cuanto al ecoturismo, genera puestos de trabajo directos (guías) e indirectos a través de restaurantes, hoteles y transporte, siendo una actividad valorada por el reconocimiento que significa para Sanabria como comarca verde a escala regional.  Asimismo desde distintas organizaciones locales se resaltó la opción de vincular el agroturismo con el ecoturismo debido a la vocación silvoagropecuaria de la comarca al poseer valores tan importantes como la trashumancia.
 Para la población local el bosque de robles también proporciona tranquilidad, muy importante para la sanidad preventiva y por lo tanto para mejorar la calidad de la salud de las personas que en él o su entorno habitan.



Servicios de apoyo del robledal

La alta diversidad de escarabajos estercoleros y hormigas, sumado a la predominancia de especies leguminosas (fijadoras de nitrógeno) que se han identificado en estudios previos, permiten que este bosque conserve una gran fertilidad y equilibrio edáfico.
Otro gran aporte que hace el suelo y el propio bosque es el almacenamiento de carbono, contribuyendo a la mitigación del sobre calentamiento global. Los árboles del bosque de robles adquieren CO2 del aire (para su crecimiento vegetativo) y expulsan continuamente oxígeno mediante la fotosíntesis. Este proceso es muy potente en los robledales debido a su densidad y buen estado de conservación. Esto deriva en una elevada calidad del aire en Sanabria, lo que se traduce en una reducción de enfermedades pulmonares.
Esta situación se puede revertir con procesos entrópicos como incendios donde la materia carbónica en forma de CO2 es devuelta de forma masiva a la atmósfera.
 La diversidad florística que alberga este bosque actúa como un banco de semillas de especies tolerantes a la sequía, como posible opción de restauración y recuperación de ecosistemas afectados y vulnerados por el cambio climático en los próximos años. En relación con el anterior aparece el servicio de ciclaje de nutrientes, donde la mayor parte de los mismos se encuentra en la vegetación en pie; de esta manera se haya relativamente protegidos de procesos de erosión y lixiviación, dado que los nutrientes retornan al suelo a través de la caída de hojarasca, ramas, frutos, descomposición de raíces.
Además, este bosque de robles libera agua cuando se abren los estomas de las hojas para el intercambio gaseoso al realizar la fotosíntesis. Durante este proceso ocurren intercambios de energía así como cambios en la humedad relativa que conducen a reducciones en la temperatura. 
Dentro de este grupo de servicios, se aparecen los menos reconocidos por las sanabresas y sanabreses quizás por su carácter intangible o su complejidad, aunque estos son vitales para el funcionamiento del ecosistema y el suministro de los demás servicios ecosistémicos. 
 El servicio de mantenimiento de hábitat se traduce en el mantenimiento de las complejas interacciones de los distintos componentes de la biodiversidad. Es fundamental para mantener a largo plazo, la capacidad de los ecosistemas para brindar servicios. Así pues, la provisión de todos los servicios ecosistémicos, prácticamente es regulada por la biodiversidad (Balvanera &. Cotler et al. 2009). 
Los escarabajos coprófagos cumplen un papel indispensable en procesos ecológicos como son la disminución de organismos parásitos y vectores de enfermedades como moscas y helmintos (Losey y Vaughan 2006, Nichols et al. 2008), el reciclaje de nutrientes (Mittal 1993) y la dispersión secundaria de semillas, entre otros (Andresen 2002a, Andresen 2002b). Además participan en invaluables procesos ecológicos recientemente denominados servicios ecosistémicos como el control biológico y la fertilización del suelo (Losey y Vaughan 2006, Nichols et al. 2008, 2009).

Horóscopo Celta - Mes del Llobu / Lobo





Del 28 de octubre al 24 de noviembre.
Los lobos tienen un fuerte sentido de propósito, y harán lo necesario para cumplir sus objetivos, algo totalmente comprensible. Son audaces, valientes y suelen huir al compromiso. Son el héroe que quieres a tu lado en el fragor de la batalla. No dan marcha atrás ni se dan por vencidos. Otros se maravillan de su fortaleza interior. ¿Dónde encuentran la energía y los recursos para seguir adelante? Los retos los fortalecen y eso les da su resistencia. Tienen fuerte carácter y “honor” es su segundo nombre. Viven a veces la etiqueta de “lobo solitario”. Sin embargo, siempre se sabe a qué atenerse con ellos, y ellos se unirán a usted mientras que usted comparta su causa.
Calcula tu símbolo aquí  http://horoscopo.horoscopomania.com/signos-celtas/

Exposición ¨Bajo el Cielo de Sanabria¨. Bajando las estrellas y luna de Sanabria a la biblioteca de Puebla







Esta exposición se caracteriza por estar realizada por personas residentes en la comarca,  es decir habitantes de la comarca sanabresa que nos cuentan con texto e imágenes “desde dentro” como ven los elementos más singulares de la misma. Sin interpretaciones externas que siempre tratan de modificar nuestra rica y funcional diversidad rural. Es una exposición gratuita, libre e itinerante que pretende circular por distintos pueblos que las administraciones tienen olvidados y por lo tanto no se realizan en ellos actividades culturales de este tipo. Si algún pueblo está interesado solo tiene que pedir las fotos y las facilitaremos durante dos meses.






Asimismo se fomentan actividades como la fotografía nocturna, que en Sanabria todavía están por descubrir. Asimismo se apoya al dialecto senabrés, incluyendo los textos de cada fotografía en castellano y el propio senabrés. Un ejemplo de ello serían la siguientes fotografías:


Cumu un bucólicu escenariu de teatro ambientadu n´una aldea tradicional da Sierra da Culuebra aparece el puebru de Sandín Vieyo, guy al ouriella del Embalse de Cernadilla.
A construcción de dicho embalse provocou l´abandono d´esti puebru y la enllena de sous tierras de cultivu más fértiles, derramando d´esta maneira us llazus q´unían a estas tierras y estus paisanus cun a cultura campesina. Posteriormente parte da población del puebru se reubicou nun barriu más alto, outras presonas marchonen para siempre al eigual que a sue forma de vida tradicional y  sous valores.
El pasiar pur as sues caleyas na noite, sólo cun a lluz da lluna llena, traenos el recuerdu d´outras épocas y el intentar que nun s´abandonen  estos puebrus ya que hay muito que rescatar d´eillos.




A más de 2000 metros d'altura a ñeve aguanta na sierra de Peiña Trevinca muitu más que nas outras partes de Senabria. Estos ñeveiros heroicos permanecen hasta bien entrada a primavera y incrusu hai años qu'os podemos seguir utiando hasta'l mesmu branu.

Presencia del oso en Sanabria

Daniel Boyano Sotillo
20 de diciembre de 2014



 Después de confirmar la presencia de entre 1 y 5 individuos de oso  (Ursus arctos arctos) en Sanabria queremos hacer un repaso de las citas más destacadas de las últimas décadas en nuestra comarca. 
Para empezar por el hecho más destacado tenemos hay que hablar de la presencia del oso en Muelas de los Caballeros y Vega del Castillo, donde en 2013 se les consiguió fotografiar con el método de foto trampeo mientras se alimentaba en las colmenas de Isidro Bordel, paisano del pueblo. Bordel, apicultor que ha conseguido fotografiar a un oso en su colmena en Muelas de los Caballeros, aseguró que llevaba «más de dos meses esperando este momento» «Me han llamado loco desde que a finales de mayo dije que un oso había entrado en mi colmena, pero ahora he conseguido las pruebas que lo demuestran».
 Se confirma así la presencia del oso pardo en Zamora, considerado extinto desde principios del siglo XX en La Carballeda y Sanabria, donde las referencias sobre su probable se basaban en "especulaciones y testimonios orales sin soporte científico", como destaca La Consejería de Fomento y Medio Ambiente. 
Hace un par de años, en un colmenar de Truchillas, ocurrió lo mismo que en Muelas. Una colmena apareció arrasada. El apicultor, dispuesto a encontrar al vándalo que hizo el destrozo, hizo guardia, hasta que se sorprendió cuando vio que se trataba de un oso.
Truchillas, en el entorno sanabrés, era otra más de las zonas en las que se avistaba osos. Pero hace varias décadas, se contaba un episodio similar en San Ciprián de Sanabria. Exactamente en el paraje conocido como "la fraga del oso”.
Desde luego, los "colmeneiros", preciosas construcciones de piedra para proteger las colmenas de los osos, son memoria viva de esta realidad. Buen ejemplo de ello son el que se encuentra en la Fraga de la Osa, en el Concello de Lubián, el de San Ciprián de Sanabria, el de Cerdillo o el de Ribadelago.
El oso pardo se consideraba extinguido desde principios del siglo XX en La Carballeda y Sanabria, donde las referencias sobre su posible existencia en estas montañas han estado basadas en especulaciones y testimonios orales.
La única referencia escrita aparece en el boletín de la Diputación de Zamora, del año 1985: en aquella ocasión el biólogo J.I. Regueras refería la muerte de un oso en San Ciprián hacia 1920. Otras citas célebres de la época son:
1913-1916: oso muerto en el bosquete de tejos de Requejo (Sanabria). Fuente: Diario de Zamora. 
1920: oso muerto en un colmenar de San Ciprián (Sanabria). Fuente: Boletín Informativo, Diputación de Zamora, número 24, año 1985: página 29.
1920-1921: oso muerto en Marrubio (La Cabrera). Fuente: El Oso Pardo en el Noroeste Peninsular, página 115.
1931-1936: oso muerto en las cercanías del pueblo orensano Riodolas (Casayo). Fuente: Fauna Histórica de Maragatería y Cabrera.
1947-1949: oso muerto en La Cabrera, por el cura de La Baña. Fuente: El Oso Pardo en el Noroeste Peninsular, página 75.

Del mismo modo Pascual Madoz, a mediados del siglo XIX, cita la especie en la zona en los siguientes lugares:
1º. Comarca de Sanabria: San Ciprián y Vega del Castillo.
2º. Provincia de León: Castrocontrigo, Morla, Marrubio, Llamas de Cabrera, sierra del Teleno, Manzanedo de Valdueza y El Acebo.
3º. Provincia de Ourense: Casayo, entre otras localidades.
La distribución de esta especie por Sanabria es una gran noticia para su conservación ya que el oso pardo (Ursus arctos), mamífero catalogado 'en peligro de extinción' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, presenta en la Península Ibérica dos poblaciones diferenciadas, la pirenaica, con unos 3 ejemplares, y la cantábrica, con unos 210 ejemplares. Según barajan desde la Junta, este ejemplar avistado en la Comarca de La Carballeda puede pertenecer a la subpoblación cantábrica occidental, que cuenta con unos 180 ejemplares. Es probable que proceda de Los Montes Aquilanos, donde se especula con la presencia de parejas reproductoras, a escasos 20 km con la frontera sanabresa. A juzgar por los indicios detectados y por el tamaño del ejemplar, puede ser un adulto en dispersión. Este comportamiento no es, tal y como han resaltado desde la Delegación, atípico, dado que algunos individuos han recorrido distancias importantes en la cornisa cantábrica, según los científicos, que parecen estar ligadas a momentos concretos de su ciclo biológico. 
Esperemos que el oso se recupere con fuerza en nuestra comarca porque Sanabria tiene  condiciones ambientales ideales para la especie y que, además, cuenta con escasa población. El valle de Tuela y Hermisende, la zona de Porto y Lubián, la sierra de la Velilla, etc. Hábitats que el plantígrado visitó hasta los años 50 y 60. Y ya en territorio portugués hemos de mencionar el enorme bosque de robles de la Sierra de Nogueira, de más de 8.000 hectáreas y los montes de la sierra da Coroa. Así la población de oso pardo tiene todo a favor para consolidarse en Sanabria, La Cabrera y Carballeda Lo explica el presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), Guillermo Palomero, que recuerda el hecho de que apareciera en unas colmenas cercanas a Vega del Castillo un oso pardo puede ser el primer componente de una nueva cadena en una zona que la especie abandonó a principios del siglo XX.
A juzgar por los indicios detectados y por el tamaño del ejemplar, se pensó que podría ser un adulto en dispersión de la subpoblación cantábrica occidental, que cuenta con unos 200 ejemplares. "También se le ha visto en varios pueblos de La Cabrera", asevera. Esto ha llevado a pensar a los expertos que podría buscar acomodo, pues se trata de una zona rica para el oso por contener frutales y castaños, rodeada de roble y pino, un hábitat perfecto La Fundación Oso Pardo afirma que todo dependerá del trabajo para favorecer la instalación de la especie y de que la población lo vea como una ventaja y no como un enemigo.

Ver más en: 
http://www.20minutos.es/noticia/1890673/0/oso-pardo/peligro-de-extincion/zamora/#xtor=AD-15&xts=467263

http://foro.tiempo.com/nueva-monografia-sobre-el-oso-de-las-montanas-galaicoleonesas-t107984.0.html

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2372823

Nueva temporada de cine para el cambio 2011-2017

La idea es que sean películas propuestas por todas las personas asistentes así que si tenéis alguna propuesta asolo tenéis que decírnoslo. Así se hace más participativo. Cuando no llegan propuesta vamos sacando películas que tenemos nosotros.

Cidões - Festa da Cabra e do Canhoto

O fim do ano celta está aí. Vai entrar o inverno, que é como quem diz, a estação escura. É preciso que nos preparemos, para que a luz permaneça entre nós e o calor nos aconchegue. Por isso, é imprescindível que participemos nos rituais da Cabra e do Canhoto. Aqui está o programa. Lá estaremos todos.

12 de octubre. Nada que celebrar

En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo y que ese dios había inventado la culpa y el vestido y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que la moja.




Eduardo Galeano

IV ENCUENTRO RURALIDAD Y TRADICIONES


Sábado 19 de diciembre de 2015, 18:00 horas, Convento San Francisco, Puebla de Sanabria
18:00  ¿Qué es un fiadeiro? Explicación por parte de nuestras personas mayores según sus vivencias.
18:30 Lectura participativa de cuentos de Sanabria y Carballeda. Cada persona debe llevar su cuento o texto favorito de nuestra comarca.
20:30 Queimada de cierre del encuentro.

¿Se puede prohibir la caza deportiva, pesca de arrastre y animales en el circo? SI. Ejemplos de países que ya lo han hecho.


 

 1- El plenario de Costa Rica aprobó en primer debate este martes 2 de octubre del 2012  la reforma de la Ley de Conservación de Vida Silvestre, que prohíbe por primera vez en Costa Rica la caza por deporte. El proyecto fue promovido por la Asociación Preservacionista de Flora y Fauna (Apreflofas) y homóloga las normas nacionales con los estándares de protección a la vida silvestre utilizados en otros países.
La caza para subsistencia o para el control de especies, seguirán siendo legales. Para el caso de la caza por control, se requerirán los estudios técnicos científicos que indiquen que una especie con altas densidades de población atenta contra su propia especie, otras especies silvestres o la estabilidad misma del ecosistema que las soporta.

2-El 15 de diciembre de 2012 se elimina la pesca de arrastre en Ecuador, así lo anunció el presidente de la República, Rafael Correa. Desde hace tres años, dijo el mandatario, se había anunciado que la pesca de arrastre concluiría el 30 de septiembre del 2012, pero se extendió dos meses más esta actividad  porque coincide con la veda del 15 de diciembre, fecha en la que se paralizará definitivamente esta faena. “Tenemos una flota de 100 barcos, tienen redes con arrastre que se pega al fondo marino, que van arrastrando dentro de las ocho millas de mar y eso destruye el fondo marinos. Esto tiene efectos graves porque los pescadores artesanales se quedan sin pesca”, explicó el Mandatario.

3- Cualquier circo internacional que incluya en su espectáculo números con animales salvajes domados no podrán ingresar en Bolivia o Nicaragua mediante la Ley para la protección y el bienestar de los animales domésticos y animales silvestres domesticados que se basa en la Declaración mundial de los derechos de los animales y con las tendencias humanizantes para el trato de los mismos.
Hay que recordar que los animales salvajes no sólo fueron extraídos de su hábitat natural, que por lo general se localizan en África, en lo que se refiere a elefantes, tigres y leones, sino que también sufren maltratos durante el amaestramiento para lograr que realicen sus actos. No puede ser que los seres humanos establezcamos nuestro disfrute a base del dolor de otros.


No hay que olvidar que igual que para cualquier conquista de la visión occidental capitalista, como realizo con otras culturas, etnias, mujeres..., la conquista de la naturaleza se hizo siguiendo estos pasos secuenciales:
1º Separación: hacernos creer que no somos animales y que no pertenecemos al ciclo de la vida natural.
2º Jerarquización: hacernos creer desde una visión antropocéntrica que somos más importantes que cualquier otro ser vivo.
3º Dominación: una vez que el primer y segundo paso ya están asentados solo queda el sometimiento y explotación ya que nadie siente angustia por el daño que se le hace a la naturaleza.

Estos tres pasos, como ya expliqué, se pueden aplicar al sometimiento del hombre sobre la mujer, del mundo occidental sobre otras culturas, de las ciudades sobre el medio rural, de las personas sobre los animales... y así sucesivamente.

"Ahora toca comenzar a disfrutar de este sueño que se llama realidad"

Daniel Boyano Sotillo






¿Existe presencia de lince en Sanabria?

Daniel Boyano Sotillo,
28 de septiembre de 2015




En 1992 Ramón Grande del Brío en su libro, "El Lince Ibérico", situaba linces en la Sierra de la Culebra (4 individuos) y La Cabrera (2 individuos), ambas en la comarca en Sanabria. Respecto a las observaciones sobre el lince del Brío manifiesta «tenemos datos de este felino» y «es extremadamente precaria» y campea en un territorio de unas mil hectáreas de la zona la Cabrera y Monte de Velilla. La Cabrera puede ser un corredor biológico que comunique los espacios naturales de Arribes del Duero, sierra de la Culebra, montaña del Seo y Ancares. Al menos para el lobo ha sido clave en su expansión. Así pues, si el cambio climático empuja a las especies meridionales hacia el norte, como está demostrado, el lince encontraría su paso en estos parajes en su dispersión y supervivencia.
El lince es un animal especialista, su alimentación se basa, en un 80%, en el conejo y en cuanto este comenzó su declive, el lince en Sanabria, también. La aparición en 1952 de la cepa de la mixomatosis que afectó a los conejos dejó al lince en la comarca con su población muy deteriorada. Si no tuviéramos en cuenta la enfermedad se puede afirmar que la presencia del lince en nuestros montes, mantiene o mantenía estable la población de sus presas, de lo contrario se pudiera considerar un suicidio ecológico, ya que como se afirmó anteriormente es un animal especialista. Del mismo modo mantiene estable poblaciones de oportunistas como zorros que al masificarse su presencia provocan daños en gallineros y otros animales domésticos.
Volviendo al tema central de este artículo, se puede considerar Sanabria como área potencial de lince, es más, gracias a sus condiciones ambientales, esta comarca es zona de distribución natural de los dos linces que han existido en la Península Ibérica en época reciente, lince ibérico (Lynx pardinus) y el lince euroasiático o boreal (Lynx lynx). 
La presencia del lince ibérico (Lynx pardinus) en la península ibérica es de sobra conocida. Este felino, uno de los más amenazados del planeta, lleva decenas de miles de años ocupando esta área. Pero no ocurre lo mismo con su pariente más cercano, el lince euroasiático o boreal (Lynx lynx). Hasta el momento, los científicos consideraban que el primo mayor (pesa casi el doble) del lince ibérico nunca habitó en la Península. En su lugar se llegó a atribuir al lince ibérico todas las enigmáticas citas y referencias al ‘katamotz’ en el País Vasco y de ‘lobos cervales’ en el resto de la cornisa cantábrica y Galicia, y por lo tanto en Sanabria. Pero un grupo de zoólogos y paleontólogos españoles, basándose en documentos históricos y en algunos restos paleontológicos, defendían que el lince boreal habitaba el norte de España hasta hace poco. Esta hipótesis se confirma ahora con el análisis de ADN antiguo de restos fósiles hallados en el norte de España junto con dataciones directas por carbono-14 que demuestran ahora que el lince boreal habitó la cornisa cantábrica desde principios del Holoceno (hace más de 11.000 años) hasta hace solo unos siglos. El estudio se publica en Journal of Zoology (1). Por ello en este artículo cuando hablamos de lince, hablamos en general de especies de género Lynx.
Los resultados del trabajo sugieren que el lince boreal coincidió con el lince ibérico pero su distribución se vio marcada por la presencia de sus presas. “No vivieron en áreas vecinas del norte de España, sino que ocuparon regiones biogeográficas diferentes: el lince europeo en la zona atlántica y el ibérico en la zona mediterránea”, recalcan los investigadores.
La CODA (Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental) hizo un seguimiento del lince durante los años 1996 y 1997 en toda España, y señala su presencia en Trevinca, Teleno y la Cabrera. Al año siguiente, en 1998, la revista Argutorio igualmente describe indicios de lince en el Macizo de Peña Trevinca y La Cabrera, en el municipio de Rosinos, con presencia de restos, excrementos y huellas que certifican que el sigiloso felino vivaquea en esta parte de la comarca.
Estos estudios científicos son respaldados con continuas citas de habitantes de los pueblos de Sanabria y comarcas vecinas, por ejemplo en la zona de la Cabrera se habla de la presencia de lince, sobre todo en el pueblo de La Baña. En los bares se cuentan las hazañas en el monte, y siempre predominan las exageraciones sobre cacerías. En una de estas conversaciones se en el bar Carrilano comentaban haber visto «una hembra de lince con dos crías».
En Doney y Villarino de la Sierra en varias tertulias con paisanos del pueblo también afirmaban un avistamiento de lince en sus paseos al terminar la jornada diaria. Lo mismo que ocurre en varios pueblos situados entre los embalses de Cernadilla y Valparaíso, y la frontera con Portugal y Aliste.
Asimismo en el año 2001, Antonio, famoso pastor y activista social de Espadañedo afirma haber observado un lince atacando a una de sus ovejas, mostrando los daños causados en dicha oveja a la administración publica, aunque nadie le hizo caso. Muy próximo a Espadañedo, en la sierra de Velilla, en las proximidades de Vega del Castillo, varias personas vieron el lince ese mismo año.
En el pueblo sanabrés de San Martín de Terroso, en 2002, afirmaron matar un lince al cual habían encontrado matando las gallinas de un paisano "Inmediatamente escondimos el cuerpo para evitar sanciones" nos comentó una paisana de este pueblo de las estribaciones meridionales de la sierra de Segundera.
Por otro lado en el año 2002, se admite en las Cortes de Castilla y León la presencia de lince en el Teleno y Sierra de la Culebra. «Sabemos que los hay. El lince es un animal esquivo y no suele verse con facilidad. La mejor manera de protegerlo es no hablar de él», expresó ayer el delegado Territorial Alberto Castro. «Es una especie protegida de alto valor», añadió, «y sabemos que se encuentra en una zona y en un sitio concreto de nuestra provincia. Lo que tenemos que hacer es no variar el entorno en el que vive». 
El avistamiento del lince en la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra ha causado sorpresa mayúscula en todos los estamentos sociales relacionados con el mundo de la Naturaleza por cuanto que se trata de un felino que en el medio natural atraviesa un estado crítico de extinción, y por cuya pervivencia se está haciendo lo imposible sin reparar ni en dineros ni en investigación ni en desvelos.
«Sería una campanada», afirma el presidente de la Asociación de Agentes Medioambientales de Zamora, Lorenzo Ferrero, «sería como si nos tocara la lotería porque se trata de una especie emblemática que vive en un reducto muy concreto de Andalucía y quizá algo en Extremadura, pero en ningún sitio más»
El delegado Territorial Alberto Castro, por su parte, reiteraba que «lo que tenemos que hacer es no explicar porque cuantas menos personas intenten ir a verlo mejor será para su conservación».
El biólogo y gestor cinegético, José Ignacio Regueras, ya recogió en su trabajo «Fauna zamorana en 1850 y en la actualidad», publicado hace diez años, testimonios de personas que decían haber visto el lince en La Cabrera, en zona de San Justo». «Yo no tenía una constancia directa y personal, eran testimonios. Y también se hablaba de la existencia de lince en la comarca de Sayago a principios de 1980» manifestó ayer Regueras, que subraya que los felinos son mucho más discretos que los cánidos y por ello su presencia suele pasar mucho más desapercibida.
En cuanto a la llegada hasta el territorio de la sierra de La Culebra se considera que es más viable desde el norte de Portugal que desde las Batuecas (Salamanca) porque tiene muchos pueblos y carreteras entremedias».
Para finalizar hacer referencia a los últimos linces de Montesinho cuyos datos  oficiales son de 1998. Pero en la década del 2000  el pastor Jaime Maçaira afirmó verlos en dicho parque natural.
“Temos a suspeita da ocorrência de lince em Montesinho. Várias pessoas, em sítios diferentes, descreveram o animal tal e qual. Mas de concreto não temos nada”, explica un técnico del Parque Natural de Montesinho, fronterizo al sur con Sanabria, además afirma “Vamos falar com as populações e fazer trajectos à procura de indícios em zonas com nenhuma intervenção humana e perto dos locais onde as pessoas dizem ter visto lince.”
La presencia del lince de nuevo en los montes de la comarca elevaría el listón de los recursos faunísticos y la importancia de Sanabria como enclave de conservación de la naturaleza.






(1) http://www.ecoticias.com/naturaleza/106813/lince-boreal-vivia-norte-peninsula-iberica
R. Rodríguez-Varela et al. “Ancient DNA reveals past existence of Eurasian lynx in Spain” Journal of Zoology 09 de septiembre de 2015 doi:10.1111/jzo.12289

 Grande del Brío, R. (1993): El Lince Ibérico, Amarú, Salamanca.

 VV. AA. (2012): El Lince del Noroeste y las Montañas Galaico-Leonesa, Memoria Informativa, Argutorio, Astorga (en prensa).

http://www.lavozdegalicia.es/m/noticia/sociedad/2014/02/01/sobrevive-lince-galicia/00031391290348454630182.htm

http://sli.uvigo.es/ddd/ddd_pescuda.php?pescuda=cerval&tipo_busca=lema

http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2011/02/11/avistado-lince-iberico-culebra/497342.html

http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2011/02/12/castro-confirma-presencia-lince-sitio-concreto/497549.html

Atentado a la Luna

Verónica García Novoa


Fotografía tomada a latitud 0 durante una ceremonia andina


Al borde de esta madrugada 
disparé a la luna.
Ríos de sangre y plata
emergen del cielo.
Todo se terminó...
no alumbrará más
la noche
de nostalgias.

El Huerto del Pozo y Bici Crítica Sanabria a poya el día internacional sin Coches


El Huerto del Pozo y Bici Crítica Sanabria a poya el día internacional sin Coches. El Día Mundial Sin Coches o Automóvil (DMSA) fue originalmente una iniciativa para desincentivar el uso del automóvil, al ver que su uso a gran escala está produciendo daños en el medioambiente. En dicha jornada se hace un llamado a los ciudadanos a dejar este medio de transporte por un día y probar nuevos medios de desplazamiento. Aunque la idea ya venía de años antes, fue en la década de 1990 cuando comenzó a adoptarse en algunas ciudades. Se celebra el día 22 de septiembre, aunque en algunos países varían dicha fecha para crear incluso semanas dedicadas al tema.

Erupción Volcán Cotopaxi - LA TIERRA ESTÁ VIVA



Según la leyenda indígena, dos reconocidos guerreros de los Andes, el Volcán Cotopaxi, ubicado en la provincia del mismo nombre, y el Chimborazo de la provincia homónima, pelearon durante años con erupciones constantes para poseer a la bella Tungurahua. Tras vencer, el Chimborazo se casó con Tungurahua. De la unión nació el Guagua Pichincha. Cuando llora el Guagua, la Madre le contesta. Según los nativos, esta sería la explicación de que “tras cientos de años de tranquilidad, ambos entraran en erupción al mismo tiempo”.
Los antiguos habitantes andinos inventaron historias con las montañas, conocidas hasta este momento; a lo largo de la serranía se han tejido historias de las montañas. 

En apoyo a los refugiados que llegan a Europa


Sueños de una noche de luna llena





Me despertó la luna, con esa luz cegadora de luna llena. Sentí en mis párpados su luz intensa que se cuela entre los manzanos entrando en la estancia y… Abrí los ojos.
 Sobre  el embozo de la sábana que me cubría, estaban mis manos, tenían un extraño tono azulado brillante, de pronto pensé, que en un color como ese no se notan las señales de las heridas y mi mano dolorida parecía casi perfecta, solo que al intentar moverla  me dolía intensamente.
De pronto pensé que tal vez la luna tuviera poder como en el influjo de las mareas y ejerciese  ese poder curando mi mano. Extendí los dedos todo lo que pude, que era bien poco  y se lo pedí con toda la fuerza de mi pensamiento…Cura mi mano, cura mi mano…
Algo ocurrió y sentí allí quieta, que mi otro yo, salía de la casa y caminaba descalza por la hierba del prado y miraba los destellos de la luna, como hipnotizada, después… Miré entre los árboles y me pareció ver una figura humana, me dirigí hacia ella, su cabeza estaba cubierta por un sombrero de paja y su cuerpo por una capa de color oscuro. Su cara no me resultó conocida, no se parecía a ninguna de las personas que vivían en el tiempo de mi niñez, pues nadie tenía esos surcos bajo los ojos, como de una persona que ha llorado mucho, pero su voz cuando me habló, me pareció que era la voz que siempre quise escuchar y que él tendría las respuestas.
 “No hables con desconocidos”, decía mamá cuando yo era niña, pero de pronto pensé que de aquella niña ya no quedaba nada.
Con una gran decisión le pregunté cuanto sabía de nuestra tierra, él me dijo que para que quería saberlo, le respondí: tal vez a nadie le importe como surgió este pueblo que se desploma poco a poco y cuyos moradores se fueron lejos y  muchos lo olvidaron para siempre, pero yo quiero saber quién colocó cada piedra que sujetan la tierra de sus huertos, quien puso profundos esos marcos, que señalan propiedades y esas paredes que delimitan las mismas, cómo se labró el monte y se convirtió en tierras fértiles, otros en prados para pastos, cómo era la alimentación y cómo distinguieron las estaciones y aprendieron a cultivar. Que regía sus vidas, tal vez el sol, la luna o las estrellas, hasta la llegada de profetas hablando de un Dios que habría de venir. Cómo organizaron la sociedad y los códigos de conducta y cómo festejaban los momentos de alegría y tantas y tantas cosas que reflejan una cultura que en menos de cincuenta años se ha perdido y apenas hay nada escrito para recordar.
 Él me miró con una gran tristeza reflejada en su rostro y me dijo: ¿porque quieres saberlo?… Miré mis manos y vi su color azulado y las vi tan vacías como en ese momento sentía mi alma y le dije que, yo pertenecía a esas generaciones que se fueron y dejaron que todo se perdiera.
 Acaso esa nueva vida no fue lo que queríais…
En cierto modo si, le respondí, pero le faltan raíces, uno necesita una identidad, saber que pertenece a algún lugar, a una cultura concreta, pero eso, yo solo lo siento aquí. Solo aquí siento la presencia del espíritu de esta tierra que es el que me ayudó a superar malas situaciones y siento que sin eso, no quiero ser nada.
Caminamos por esas calles  cuyas piedras sujetan los terrenos para que no se deslicen y yo señalé esas piedras que sobresalen a modo de peldaños y por las que tantas veces bajé con unas gavillas de ferraña al hombro o un cesto de berzas sin sujetarme a nada y nunca me caí. Esto, fue mucho trabajo, le dije, para dejar que se pierda. Él movió la cabeza asintiendo y añadió: yo sé cómo fue el pasado, y dudo que eso sirviera ahora, aquella estirpe de hombres y mujeres amaban lo que poseían aunque fueran migajas, valoraban cada día en que no perdieran algo, que de esos había muchos y se aferraban a la tierra como lo más preciado en sus vidas, para así mantener y cuidar de sus familias, el valor más tangible de cuanto poseían.
Esa estirpe de hombres y mujeres ya no existe, y yo, no sé cómo será el futuro. 
Si alguien amase de verdad esta tierra y lo que significa, tiene mucho por hacer, pero ahora, sería con otros medios más avanzados, pero no se podría olvidar de escuchar a la tierra y sentir su latido, saber distinguir las señales que la naturaleza pone para llegar a la sabiduría y así aprender a amarla de verdad, porque todo lo que ellos tuvieron sigue estando aquí.
 Y todo lo que quieres saber, también está aquí, solo tienes que mirar con los ojos del alma.

Desperté en mi lecho más cansada que de costumbre y un poco confundida, recordaba partes de mi sueño y pensé en esa niña que me tortura sin tregua; otra vez había tenido que ver con lo sucedido en la noche. Estiré mis pies fuera de la cama y vi sorprendida briznas de hierba pegadas en la blanca sábana y en el suelo, y mis pies estaban tan sucios como si hubiera pisado todas las cabatierras del prado y el burrayo de la lumbre.

Sueños de una noche de luna llena- Ines Camaro Sanchez.

Llobu senabrés




Dende entuences Paulo nun vulvióu a ser el mismu. Vulvióuse cumu lluciu, nun daba una fala y pasaba us dies sentau nel escañu crisau p´a lumbre, y de repente dábale un rauto y comenzaba a ponerse alerviau y a golpearse cun us puños na tiesta. A muyier intentaba sujetarle as manos pa que nun se ficiera daño y deciele: - “Ya pasóu rosa, ya pasóu, susiégate una nada.”
Él ya le habié ditu muitas veces que daba en ouyir us roidos, drento da cabeza, de la batida que venién en busca del llobu, en busca d´él. Y yie que Paulo habié siú n´una oucasión perseguiú cumu si fora un llobu.
Roubóu una ouveiya. L´animal entróu pa corte cuando andaban repartindo el ganao. Nun le diú tiempu a cavilar, cuando vinionen y preguntonen: -“ ¿Hay algo ajeno?” , él ya le habié cortau as gorxas y la tenié escurrendo nel curteillu. 
¡Seis rapacicus piquiñicus todus! Churmingandu que tenién fame y nadica en casa que echar a perder. Aquella ouveilla la habié mandau Dios o al mejor oudemo pa us fiyicus y asina diba a ser. Siguramente venié d´una casa que as traerién a la roda.
Pero ábate el diabro, que vai tú a saber quién verié algu, pero de eillí a una nada se supo quién habié roubau l´ouveiya. Le pusionen el pior de los castigos, le obligonen a ponerse pur cima un pilleju d´un llobu y descalzu, cargar cun l´ouveiya y a escapar mientres todo el puebru le perseguié facendo una batida, facendo roido cun caxunetas enllenas de chinas, cun palus, cun chucayos...; rudiándolo y dando voces: -¡Llobu, llobu!
Currióu muitu, sin soltar l´ouveilla hasta que le dionen caza. Debelgau, cun a pilleja del llobu encima y us pies encetaus, eillí mismu ficionénle enterrarla, bien fonda. Casi nin vía mientres cavaba, foi l´ultima vez que chouróu, nun pudo nunca jamais, nin tan siquiera cuandu murrionen dous d´os rapacicus d´hambre y de miseria y tuvo qu´él mismu abrir a fuxaca y deixarlus eillí drento. Eillina enterróu tamién a pouca rezón que le quedaba.
Dende entuences a gente l´aullaba, us rapaces gulpiaban a puerta de casa y chamánbalo “¡llobu!”, outras veces tirabánle piedras o dabánle figa, o l´arremedaban dándose golpes na cabeza. Yie pur esu que pasaba más tiempo na sierra que n´el puebru.
Pa sus adrentos creía que yiera mejor estare rudiau d´alimañas que d´aqueilla gente. Naide sabié que siempre habié guardau la piel de llubu, la tenié escundida nun chozu. Cuandu estaba na sierra y us llobus daban en aullar, él puniese la pilleja pur cima, se encarrapitaba apuntarriba d´a peiña más alta qu´ alcontrara y les cuntestaba cun outro aulliu. Parecié outru llobu más de la manada, habié aprendiú a facerlu eigual.
Asina estaba hasta que deixaba de sentir a oullariza dus llobus y aquel roido d´abatida empezaba outra vuelta a retumbarle na cabeza, entuences se encullía y quedaba tan queticu que sólo víase la piel de animal que lo cubría, hasta que el silencio vulvía al fin.
A sue muyier escalabeciando a todas as horas, sin que naide le diera rezón d´él, sin saberlo vivu o muertu,  dasazonábase toda sabíndolo solicu n´el monte y rezábale pa él:

“A la una allumbra
más el sol qu´a lluna.
As  dues son as dues tabricas
onde Moisés puso us  pies
pa chubir a la ciudad santa
de Jerusalén.
As  tres son as tres Maríes.
As cuatro son us cuatro evangelios.
As cinco son as cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo.
As seis son us seis cirios,
qu´ alumbran de díe a us vivos
y de noche a us oufrecidos.
As siete son as siete palabras.
As ocho son us ocho gozos.
As nueve us nueve meses
qu´ estuvo Jesucristo
n´ el vientre da Virgen.
As diez son us diez mandamientos.
As once son as once mil vírgenes.
As doce son us doce Apóstoles.”
Habié pasau una sumana chuvendo sin parar. Foi precisamente l´afiyau de Paulo, qu´estaba cun a buyada, quién avisóu nél puebru da cerracina q´us llobus habién feitu na llagona. Us llobus habién dau muerte a daciochu caballerías, rudiándolas a la vez que las meixaban cumu anunciando lu que diban a facer. Las fonen arrequedando hasta meterlas n´el toyo d´un gran buduncal, de donde nun pudionen salir y asina  las achagonen sin priesa.
Toconen a conceillu y acordonen dir toda a gente a batir a sierra hasta dar caza a aqueillas alimañas y evitar asina más llobadas. Us homes cun escopetas, as muyeres cun  guinchas y guiyadas, outras facendo roido, también us rapaces cun ruxideiras. Hasta vieno gente d´outrus puebrus.
L´estruendu yiera terrible, la himalia de gente que peinaba un gran terrenu y todus se esgorxaban gritandu: ¡llobu! ¡llobu!
Us llobus berruntaban el peligro y dionen n´aullar. Paulo fizo cumu siempre facié, se colocóu pur cima a piel de llobu, buscóu el piñeu más altu y dende eillí dióu n´ aullar cun todas as fuerzas. 
El malditu roido empezaba outra vuelta. Empezóu aspacio, pero foi facéndose más y más fuerte, Paulo foi enculléndose cada vez más a esperar que pasara pronto. Nun sabié, nin lo sabrié nunca qu´aqueilla vez el fragor nun estaba na sue cabeza.
Alguien gritóu: - ¡Eillí, eillí , a puntarriba d´aquel piñeu!
 Dous homes apuntonen al que creían un animal y disparonen, atinando ambos. Unu l´atravesóu a cabeza, el outru el corazón.


Ahora sí que sí yiera libre, al fin llegóu el descanso, a sue cabeza pur siempre llegóu el silencio.


María José Zurrón