Permacultura, ecoloxía, movimientos sociales, contrainformación, dreitos del home, cultura y muito más visto desde un pequeiñu güertu de Senabria sobre os llizaces del mundu rural, indixenista, llibertariu y ancestral
Permacultura, ecologìa, movimientos sociales, contrainformaciòn, derechos humanos, cultura y mucho màs visto desde un pequeño huerto de Sanabria sobre las bases del mundo rural, indigenista, libertario y ancestral

Fiadeiro/Filandar/Seranu en el día de la mujer




Los seranos o fiadeiros siempre fueron lugares de encuentro y reunión de las mujeres sanabresas. En estas reuniones invernales, casi diarias, intercambiaban opiniones y se divertían de forma comunitaria. En los seranos y fiadeiros se contaban en voz alta cuentos al tiempo que se trabaja en alguna labor manual . Estas reuniones, en las que en ocasiones participaban hombres, se solían hacer alrededor del hogar, con las participantes sentadas en escaños o bancadas en torno a alguna fuente de calor. 

Daniel Boyano Sotillo

2 comentarios:

  1. Antes de la llegada de la luz eléctrica, y después la tecnología: radio, televisión y después todo tipo de maquinitas hasta el teléfono móvil con el que ya todo el mundo se aisló del resto con la excusa de que así están en permanente contacto con todos sus amigos.
    Los seranos fueron durante muchos años lugares de encuentro entre amigos y vecinos y familia, en los que los menores aprendían de los mayores en torno a una lumbre que el fulgor de la llama y la luz de los candiles de carburo o lámparas de grasa alumbraban los encuentros. Historias contadas, labores aprendidas, ajuares de novia, recetas de cocina, etc.etc. Hasta inundarse la cara de rubor y algunas cabrillas en las piernas si te sentabas muy cerca de la lume y el corazón rebosante de alegría.Todos disfrutaban del serano, aunque creo que quién más disfrutaba eran los mayores viendo crecer y formarse en esos "valores" a sus pequeños, pensando que ellos seguirían sus pasos haciendo la misma función de trasmitirle en el futuro esos conocimientos a sus descendientes. Pero la historia nos dice que esa continuidad no existió.

    ResponderEliminar
  2. Aseranar, la reunión, el calor, las palabras, la sonrisa, una moza...el golpe de las manos en la pandereta que se sacuden todo el trabajo de la jornada, suena a dignidad y suena a alegría. Hay sonidos eternos, sonidos que perseguir porque están cargados de verdad.

    ResponderEliminar