Permacultura, ecoloxía, movimientos sociales, contrainformación, dreitos del home, cultura y muito más visto desde un pequeiñu güertu de Senabria sobre os llizaces del mundu rural, indixenista, llibertariu y ancestral
Permacultura, ecologìa, movimientos sociales, contrainformaciòn, derechos humanos, cultura y mucho màs visto desde un pequeño huerto de Sanabria sobre las bases del mundo rural, indigenista, libertario y ancestral

Paseando con Marcos Rodríguez Pantoja, el hijo de los lobos

"Si nuestras piernas ocupan más de la mitad de nuestro cuerpo quiere decir que estamos diseñados anatómicamente para caminar" Daniel Boyano Sotillo


Caminar es en sí mismo el acto voluntario más parecido a los ritmos involuntarios del cuerpo, a la respiración y al latido del corazón, y más si se hace en compañía del hijo de los lobos, Marcos Rodríguez Pantoja ya que el conforma el ideal de vida que consiste en conjugar la excelencia con la humildad y discreción.

Caminar y escalar supone la máxima adaptación a las rugosidades de la superficie del planeta, del terreno. Con agilidad y con ciertas astucias o técnicas, consigues adaptarte al máximo a la Tierra. Es la adaptación más completa que puede haber, pues estás en consonancia con lo que solicita el terreno, con lo que pide el paisaje.

El caminar supone recorrer el paisaje, primero tenerlo delante, atravesarlo, y después tenerlo detrás. Caminar no es más que una adaptación activa. Fíjate en la cordialidad que se presenta al pasear al lado de un roble. Lo miras y lo admiras. Si estamos por otras historias, el roble puede significar un estorbo, un impedimento, o simplemente, ser inexistente para nosotros.


Caminar es la primera cosa que un niño quiere hacer y la última que una persona mayor desea renunciar. Caminar es el ejercicio que no necesita tener gimnasio. Es la prescripción sin medicina, el control de peso sin dieta, y el cosmético que no puede encontrarse en una farmacia. Es el tranquilizante sin pastillas, la terapia sin un psicoanalista, y el ocio que no cuesta un céntimo. Y además, no contamina, consume pocos recursos naturales y es altamente eficiente. Caminar es conveniente, no necesita equipamiento especial, es auto-regulable e intrínsecamente seguro. Caminar es tan natural como respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario