Permacultura, ecoloxía, movimientos sociales, contrainformación, dreitos del home, cultura y muito más visto desde un pequeiñu güertu de Senabria sobre os llizaces del mundu rural, indixenista, llibertariu y ancestral
Permacultura, ecologìa, movimientos sociales, contrainformaciòn, derechos humanos, cultura y mucho màs visto desde un pequeño huerto de Sanabria sobre las bases del mundo rural, indigenista, libertario y ancestral

Buenas prácticas para la recolecciòn de setas y redistribuciòn equitativa de sus beneficios


La recolección de setas es una práctica que, en los últimos años, ha experimentado un espectacular aumento en el número de adeptos y adeptas. Por desgracia este incremento de personas recolectoras, tanto recreativos como comerciales, conlleva una fuerte presión sobre el entorno natural de recolección. Muchas de estas personas que van al campo en busca de setas lo hacen por motivos econòmicos, dado que en el contexto de crísis en el mundo rural en el que nos encontramos, un ingreso econòmico ayuda a complementar la renta familiar. Por ello abrimos un debate en la poblaciòn rural y hacemos un llamamiento a las administraciones pùblicas locales para que regulen la recolecciòn de setas (complementando el  Real Decreto 30/2009, de 16 de enero, por el que se establecen las condiciones  sanitarias para la comercialización de setas para uso alimentario) y se redistribuyan sus beneficios, al igual que ocurre con otras actividades econòmicas que se realizan en nuestros montes, como puede ser la caza, los aerogeneradores...
Asimismo, y centràndonos ahora en la parte ambiental, para que la acción de las personas recolectoras no comprometa la gran riqueza de valores naturales de los bosques, y la producción y diversidad de las mismas setas, invitamos a las administraciones locales a elaborar y difundir Manuales de Buenas Pràcticas para la Recolecciòn de Setas, y mientras tanto nos atrevemos a hacer una serie de recomendaciones, basadas en nuestra propia experiencia, que se deberìan tener en cuenta para contribuir al mantenimiento de los bosques y la micología.

- Evitar la recolección abusiva, aprender otras especies comestibles, hay muchas, pero sólo recoger las setas que se identifiquen claramente y que se van a aprovechar, no más.
- Recoger las setas enteras y desarrolladas para identificarlas correctamente,respetando las muy jóvenes.
- Debemos ir al campo siempre con cesta de mimbre o bolsa de rejilla en su defecto, de tal forma que permita la caída de las esporas de las setas recolectadas.
- Cortar siempre las setas con navaja, un corte limpio sin apurar el tronco, de tal forma que no se dañe el micelio.
- Procurar no dejar al aire el corte, tapándolo con tierra u hojas.
- Desechar falsas creencias y solo fiarnos de la experiencia y no mezclar en la cesta setas comestibles con tóxicas.
-Evitar recoger ejemplares muy jóvenes, ya que pueden ser confundidos con otras especies tóxicas.
- Consumir las setas en 24 horas y evitar comerlas crudas, no abusando del consumo.
-Procure recolectar las setas completas (para identificación), ayudado por una navaja y con sumo cuidado.
- No recolectar en zonas contaminadas o muy cerca de carreteras con mucho tránsito.
- Recolectar con cuidado, no usar rastrillos y otros utensilios semejantes.Evite remover el suelo que rodea a las setas, ya que puede dañar el micelio, lo que dificultará la aparición de nuevos ejemplares en el futuro.
-No deje los coches aparcados en prados o campos  de cultivo y tenga en cuenta a la hora de estacionar el  vehículo que por los caminos pueden circular tractores o camiones de gran tonelaje, debiéndose dejar espacio para que puedan pasar.
-Limpie cuidadosamente la tierra, arena, u otros restos adheridos a las setas mediante un pincel o brocha pequeña. Tenga especial cuidado y coloque el sombrero con las laminas hacia abajo para evitar que se manchen. Trate de llevar las setas a casa limpias, procurando no lavarlas mucho pues pierden su aroma.
- Evitar el excesivo pisoteo, es la mayor afección que se produce con la recolección,puede perjudicar la fructificación de los hongos.
- Respetar las setas viejas, deterioradas, desconocidas o tóxicas.
- No existen reglas para saber si una seta es comestible o no. Sólo el estudio botánico de esa especie puede sacarnos de dudas. Es muy conveniente asistir a cursos o exposiciones micológicas y comparar con mucho cuidado las setas recolectadas con las descripciones de las guías de micología. Recuerde que los libros, aún siendo especializados, sólo recogen una pequeña parte de las setas de nuestros bosques. Una seta parecida a otra que se sabe comestible no tiene por qué serio.
-Existen falsas reglas que hemos de rechazar, como las que se citan a continuación:
No es verdad que todas las setas que salgan en el mismo lugar sean siempre comestibles.
No es cierto que las setas que cambien de color al ser cortadas sean venenosas. Algunas setas mortales no cambian de color y otras buenas comestibles sí lo hacen.
No es cierto que sólo las setas venenosas oscurezcan los objetos de plata, ajos, cebollas, etc.
No es cierto que las setas comidas por animales sean comestibles. La fisiología del ser humano y de algunos animales es diferente.
No es cierto que al conservar las setas en salmuera o vinagre pierdan su toxicidad.
Por último, ante la más mínima duda no las consuma. ¡Puede provocar su muerte!.
-No destroce las setas que no conozca o que no sean comestibles, ya que todas desempeñan una función ecológica importante. Somos demasiada gente paseando, buscando y arrancando por el monte en época de setas.
- Mejor limpiar las setas in situ, enterrando carpofóros viejos y restos de limpieza.
-Hable con otras personas recolectoras de setas si conocen estas recomendaciones.
-Si no eres del pueblo al que pertenece el pasto o bosque donde estas recolectando setas asegúrate de que no tiene coto. En caso de que no tenga coge solo para tu consumo personal, máximo 1 kilogramo.

Y no olvide que cuando vaya a buscar setas, es importante tener claro  que nuestro paso por el bosque tiene que afectar tan  poco como sea posible al ecosistema.



Bibliografìa:
-http://www.boe.es/boe/dias/2009/01/23/pdfs/BOE-A-2009-1110.pdf Real Decreto 30/2009, de 16 de enero, por el que se establecen las condiciones sanitarias para la comercialización de setas para uso alimentario.

1 comentario:

  1. Excelente artículo! nunca está de más recordar estas reglas básicas.
    Saludos desde LA CASA DE LAS SETAS
    http://lacasadelassetas.com/5-material-setero

    ResponderEliminar